La semana comenzó con la publicación del domingo en el Wall Street Journal de que nos encontramos en la etapa final para completar un acuerdo comercial entre EEUU y China, indicando que Pekín puede ofrecer bajadas de tarifas para productos estadounidenses en categorías que van desde productos químicos hasta automóviles.

Sin embargo la bolsa de Wall Street tuvo una jornada de toma de beneficios, a pesar de que inició la sesión en positivo, y terminó con una bajada que en el caso del Dow Jones supuso un -0.79%, para el S&P500 del -0.39% y del Nasdaq del -0.23%. Las ventas coincidieron con la publicación de los gastos del sector de la construcción, que bajó un -0.6% cuando se esperaba una subida del 0.2%. Los analistas consideran que la bolsa se encuentra sobrecomprada, al mismo tiempo que todo lo positivo de un acuerdo en la guerra comercial entre EEUU y China puede estar descontado. Aparte de ello los acuerdos no están todavía del todo claros, por lo que parece lógico cerrar parte de los beneficios acumulados desde que los mercados de renta variable comenzaron a subir a principios de año.

El Gobernador del Banco de Inglaterra, Mr. Carney, comentó que una salida sin acuerdo de la UE sería negativa para la economía británica. Y algunos analistas están indicando que la GBPUSD puede bajar hasta 1,20, en el caso de una salida del Reino Unido sin acuerdo. Actualmente cotiza en torno a 1,30.

El BCE dejó el jueves los tipos sin cambios en el 0.00%, tal y como esperaba el mercado. Sin embargo alejó las posibilidades de subida de tipos al declarar Mario Draghi en la rueda de prensa posterior las previsiones de la entidad de una rebaja de crecimiento económico en la Eurozona, anunciando la puesta en marcha de un nuevo programa LTRO a partir del mes de septiembre con una duración de dos años, en lugar de los tres años que fueron los anteriores. La reacción de los mercados fue negativa al confirmar la entidad sus temores a una ralentización económica, lo que llevó a ventas en la renta variable, principalmente el sector bancario. En el mercado de divisas el EURO tuvo una fuerte bajada, llevándolo por debajo de 1.1200 (el bajo fue 1,1175), lo que supone un precio mínimo de los últimos 21 meses y que confirma la debilidad de la divisa europea. Sin embargo en el día de ayer y tras la publicación de los datos de empleo americanos, el Euro rebotó hasta niveles de 1.1250, ya que los datos fueron malos, con la creación de tan sólo 20k puestos de trabajo (se esperaban más de 180k), la cifra más baja de los últimos años.

 

Posiciones:

  1. Neteados en DAX
  2. Neteados en Dow Jones
  3. Largos en EURUSD
  4. Neteados en GBPUSD
  5. Neteados en USDCAD
  6. Neteados en Oro
  7. Neteados en Ripple