La suspensión por parte de Corea del Norte de sus conversaciones con Seúl, pone en duda la celebración de la reunión entre EEUU y el régimen comunista fijada para el 12 de junio, lo que ha llevado a la rentabilidad de la deuda estadounidense a subir (el bono a 10 años tocó el 3,128%, un precio que no veíamos en los últimos 7 años), reavivando las preocupaciones sobre una rápida subida de tipos por parte de la Reserva Federal, que puede tener un efecto negativo en el crecimiento económico mundial.

Por ello estamos viendo de nuevo al dólar subir frente a las principales divisas. El USD contra el Yen está en niveles de Noviembre de 2017 (111,10), contra el EUR ha vuelto a hacer mínimos en 1,1748 y contra la libra de nuevo en la zona de soporte de 1,3450. Además  Gran Bretaña ha declarado que no pedirá una extensión del periodo de transición de casi dos años con la Unión Europea después del “brexit”, lo que puede dar cierta debilidad a libra. Si a ello le sumamos los problemas del nuevo gobierno de Italia nos encontramos con un panorama bastante favorable para el USD.

Si bien es cierto que esta semana no hemos visto grandes caídas en las divisas contra el USD como la semana pasada, no terminan de aparecer los compradores que le den un vuelco a esta situación en la que nos encontramos desde hace semanas. Nuestras posiciones se siguen resintiendo pero las vamos liberando contra beneficios de otras operaciones. Hay que estar tranquilos, hemos pasado de una época de estabilidad a una algo más agitada y volátil, pero dentro de los cauces normales de los mercados.

Para la próxima semana esperamos recuperación por parte de todas las divisas frente al USD, lo que ayudará a nuestras posiciones y a nuestro equity

Posiciones:

  • Neteados en EURUSD
  • Largo de GBPUSD
  • Neteados en USDCAD
  • Neteados en ORO
  • Neteados en Dow Jones