La Reserva Federal cumplió el pasado miércoles con las previsiones y su plan de normalización monetaria, subiendo los tipos en 25 puntos básicos, lo que los deja en el 2.50%, a pesar de las declaraciones en contra de una subida de tipos realizadas por el presidente Donald Trump, que quiere que la entidad deje de subir los tipos de interés, como buen empresario. La entidad baja a 2 sus previsiones de subidas de tipos para el 2019 en lugar de las 3 previstas anteriormente y las 4 que se esperaban en la reunión de septiembre. Sin embargo la Fed continúa incluyendo en sus declaraciones que aplicará una “gradual” subida de tipos si lo ve apropiado. En cuanto al PIB rebaja ligeramente sus previsiones de crecimiento, dejándolo en el 3% para el 2018 y un 2.3% para el 2019, una reducción de un 0.2 en comparación con lo que estaba previsto en su reunión de septiembre.

Ante las declaraciones menos “dovish” de lo que esperaban los analistas, los mercados se lo están tomando de forma negativa a pesar de que estaba prevista y descontada. La previsión de nuevas subidas de tipos para el 2019 deja a los inversores más a favor de salir de la renta variable y esperar datos macro para ver el ritmo de subidas que vaya a aplicar la Reserva Federal. La duda sobre los futuros movimientos de los tipos de interés por parte de la Fed asusta a los inversores, en el sentido de que subidas rápidas de tipos pueden frenar el consumo, lo que supondría un freno al crecimiento económico estadounidense.

Las bolsas siguen dominadas por el temor de los inversores a los diferentes temas abiertos, como la posibilidad de un cierre de la Administración estadounidense, la guerra comercial en EEUU y China, las negociaciones sobre los presupuestos italianos, el “Brexit”, etc., por lo tanto una situación de alta desconfianza. En el caso del Dow Jones ha caído todos los días de esta semana, desde el alto que marcó el pasado lunes en 24.230, hasta el mínimo de hoy en 22.360, un 7,7%. El Ibex por ejemplo llegó a perder durante el día de hoy los 8.500 puntos, niveles cercanos al día que se votó el Brexit favorable por parte de los ciudadanos británicos. Esto hace entender lo complicada que está la situación en el panorama de la renta variable.

Respecto al Brexit, como sabemos, la fecha prevista para abandonar la Unión Europea está fijada para el 29 de marzo del 2019. A algo más de 100 días siguen aumentando las posibilidades de que no se llegue a un acuerdo negociado debido a que el acuerdo conseguido por la Primera Ministra Theresa May no sería aprobado por el Parlamento británico y tampoco la UE está dispuesta a modificarlo.

Así pues se aproxima el final de año, un año inusual y bastante movido con multitud de acontecimientos que están marcando el panorama económico mundial, y con una volatilidad exagerada. Por nuestra parte seguiremos defendiéndonos de estos batacazos que nos está dando el mercado a la espera de nuevas oportunidades para recuperar el terreno perdido y esperando que el próximo año sea más tranquilo para poder defender bien nuestras posiciones.

 

Posiciones:

  1. Neteados en EURUSD
  2. Neteados en GBPUSD
  3. Cortos en USDCAD
  4. Neteados en DAX
  5. Largos en Dow Jones
  6. Neteados en Ripple