Los inversores miran de nuevo a las negociaciones entre EEUU y China. Sin embargo los mercados siguen con prudencia, ante la acumulación de datos macroeconómicos negativos, y lo único que los mantiene soportados son la previsiones de que se lleguen a acuerdos entre ambos países que eviten la entrada en vigor de los aranceles a partir del 1 de marzo. En el caso de que las negociaciones no consigan convencer a los mercados tendríamos una fuerte bajada de las bolsas y una subida del dólar que actuaría como valor refugio. Donald Trump comentó que ve avances positivos en las negociaciones comerciales entre su país y China, aparte de que no considera la fecha del 1 de marzo como línea definitiva del fin de las conversaciones.

Las actas de la última reunión de la Reserva Federal reflejaron el temor de la entidad a que se produzca una desaceleración económica, según los datos que se van produciendo en la economía china. El mensaje de fondo de la Fed es de aplicar una inyección de tranquilidad a los mercados, ya que no se esperan subidas de tipos en su próxima reunión del 20 de marzo.

Por otra parte, el sector financiero también se vio apoyado por las palabras de Coeuré, miembro del consejo del BCE, que anunció que la institución se está planteando un instrumento para sustituir los TLTRO, que dejarán de estar operativos en el mes de junio y permitirá a los bancos europeos seguir reduciendo su coste de financiación.

El optimismo comercial, los fuertes datos de importaciones de crudo de China, la reducción de la producción de la OPEP y las elecciones de este domingo en Nigeria, junto a las sanciones a Venezuela e Irán, han llevado al barril a superar los 65 dólares, en un movimiento que se ha extendido a la cotización del oro. Estos movimientos dispares pueden estar mostrando la cautela de los inversores ante la desaceleración económica (subida del oro y bajada de los metales industriales), estando el movimiento del petróleo más relacionado con cuestiones de su oferta.

Y por último, referente a las divisas, movimientos mucho mas tranquilos, con el EURUSD moviéndose los últimos días entre 1,1315 y 1,1370 y la Libra algo más agitada debido a la situación del Brexit, con un rango más amplio, entre 1,2960 y 1,3110.

 

Posiciones:

  1. Neteados en DAX
  2. Neteados en Dow Jones
  3. Largos en EURUSD
  4. Cortos en GBPUSD
  5. Neteados en USDCAD
  6. Neteados en Oro
  7. Neteados en Ripple