El mes de Septiembre arrancó con el euro superando los 1,20 dólares por primera vez en más de dos años, gracias al rally que tomó desde julio. Sin embargo, volvió a caer a niveles de 1.18 después de que Philip Lane (ECB) mencionara que el tipo de cambio es importante para la política monetaria. A finales de mes bajó a niveles de 1.16, cotizando actualmente cercano al 1.18 de nuevo. La ganancia del euro no es necesariamente beneficiosa para la región, ya que los precios del consumidor están cayendo por primera vez en cuatro años y una moneda más fuerte tiende a limitar la inflación ya que se reducen los precios de importación.

Christine Lagarde, declaró que el Banco Central Europeo se encuentra listo para liberar más estímulos para ayudar a la recuperación económica en caso de ser necesario, debido a que la pandemia sigue reduciendo las perspectivas positivas para la economía. Destacó también que la crisis de salud seguirá afectando sobre la actividad económica y los riesgos son a la baja para las perspectivas económicas.

Respecto al Brexit, la unión europea está estudiando la posibilidad de emprender acciones legales contra Reino Unido debido a los planes del primer ministro Boris Johnson de violar el acuerdo del Brexit. Sin embargo, días después, el negociador en jefe del Brexit, Michel Barnier, comentó que siguen decididos en alcanzar un acuerdo comercial con la eurozona.  El ambiente de incertidumbre se mantiene.

El Banco de Inglaterra votó mantener la tasa bancaria en el mínimo histórico del 0,1%. Se espera que el IPC se mantenga debajo del 1% a principio del próximo año y probablemente el desempleo se mantendrá en niveles altos durante la transición de la pandemia.

En EEUU, la Fed mantuvo sin cambios las tasas dejándolas en 0.25%, justo como el mercado esperaba, y señaló que se mantendrán ahí al menos hasta el 2023 con el fin de ayudar a la economía a recuperarse de la pandemia de coronavirus. Junto a esto, otro objetivo es el de mantener la inflación en un promedio del 2% a largo plazo. Además de estos datos se prevé que la economía estadounidense terminará contraída un 3.7% en 2020 en comparación con la caída del 6.5% proyectada en junio.

Estamos a un mes y medio de las elecciones presidenciales y esto ha provocado que los inversores empiecen a tener pánico por la carrera presidencial, generando inestabilidad en los mercados de acciones. En el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden, ambos se lanzaron duros reproches, los cuales dejaron las encuestas muy igualadas, y según algunos datos, Biden lleva la delantera con un 51%.